• miércoles, 28 de febrero de 2018

Opinión: Auge y caída del imperio de Amancio Ortega

Carlos Ladero, Responsable del Departamento de Corporate y Comercial

Tras años donde las flores y los halagos han sido el día a día de la compañía textil, las últimas semanas han sido complicadas para Inditex. JPM comenzó la sangría con un informe donde ponía en duda el cumplimiento de las expectativas en próximos resultados, pero pese a todo el PO del banco americano le sigue dando un potencial de subida hasta un PO de 35,5 euros, muy por encima aún del precio de cotización. Luego, como suele suceder, se sumaron el resto de bróker a la “llamada” de la propia compañía donde, vía conference, trató de calmar los ánimos de los analistas .

Una caída en los márgenes por la subida de precios de materias primas, coste de sus locales tras la magnífica operación de RENT&LEASING de los mismos y una divisa local fuerte, parece que no acaban de convencer a algunos analistas.

La realidad es que el grupo cotiza con unos ratios muy por encima del sector, y pese a ello los inversores han seguido sobreponderando la acción frente a sus competidoras cotizadas como H&M o Next. El argumento es tan simple como la historia del grupo a la hora de cumplir previsiones y de crecimiento a doble dígito.

El problema es que el mundo cambia, y lo hace rápido. Inditex supo aprovechar como nadie el concepto tienda premium con ropa low cost, supo diversificar con sus marcas para ropa de hogar, incluso fue pionero en la venta online y en abrir tiendas en mercados con gran potencial como el asiático. Pero en tiempos donde Amazon manda, el just in time es a nivel mundial y las tiendas físicas pasan a ser corner de ventas, Inditex puede acabar siendo diseño y fabricación, y obviamente los ratios de crecimiento cambian. Si a eso le añadimos la que creo jugada maestra pre salida de Amancio, de colocar a fondos las tiendas y locales comprados en plena crisis a precios de derribo en zona prime, Inditex a futuro será una marca que fabrique, diseñe, pero cuyo crecimiento sea más complicado y, sobre todo, menos exclusivo que en la actualidad, y que los inversores dejen de lado en su ecuación rentabilidad riesgo la parte que para mí era la más rentable, la inmobiliaria, a medida que estos locales pasen a terceros, los costes y márgenes bajaran y sobre todo la capacidad de crecer será mucho más limitada.

Negativo no, pero sí que deben cambiar los parámetros de valoración a la hora de decidir comprar o mantener el valor, es hora de mirar a H&M como espejo en el que mirarse, y sobre todo como espejo donde mirarse para no cometer sus mismos errores.

Ni Apple acabó con la muerte de Jobs ni Inditex lo hará con la baja del señor Ortega, pero su negocio, su valor y sobre todo su valoración ha cambiado. Veremos su evolución estos meses pero, sin duda, Inditex no estará dentro de mis acciones preferidas a estos precios.