• lunes, 18 de diciembre de 2017

EL CAMINO DE LOS BANCOS CENTRALES: EL OZ DEL SIGLO XXI

Carlos Ladero.

El BCE en su última reunión de 2017 sigue confiando en una mejora de previsiones y crecimiento sostenido hasta 2020, desde el 2,4% previsto para 2018 al 1,7% del 2020; los tipos se mantendrán invariables a tipos 0% y seguirán obligando a prestar con depósitos en los bancos centrales al -0,4%. Por último, y como contraprestación a esta situación idílica, pasarán de los 60.000 a los 30.000 millones mensuales de compras. Bonito, ¿verdad?

La realidad es que USA hace tiempo que está de retirada, que llevamos un delay de 4 años- y ya hemos consumido 2-, que el crecimiento está por debajo de lo que se debiera corresponder a la cantidad de estímulos que el señor Draghi ofrece; que el mundo no está preparado para esperar a Europa y que los "miedos" de Mario no son otros que posibles desequilibrios en otros países/potencias/divisas, no los propios de la eurozona de las 2 velocidades y de una divisa que mantiene el tipo por interés de terceros, no por méritos propios. Como ven, mi visión del futuro de Europa no es tan optimista como la del BCE, ya que seguimos con un banca débil y mal capitalizada. El peligro está en los bajos márgenes bancarios y, sobre todo, en la no deseada fortaleza del euro: la banca francesa y alemana tienen un grandísimo problema y, si la burbuja a nivel mundial es preocupante, en Europa es un gran dolor de muelas.

Pero no todo es negativo. Obviamente esta política laxa financiera y de crédito seguirá favoreciendo el crecimiento, mantendrá una renta fija a tipos negativos y facilitará la emisión masiva de deuda de las grandes empresas con un coste bajo. Como he dicho, es la situación soñada por un economista y, si hubiera que pedir, a pocos se les ocurría añadir poco más que DEMANDA, en mayúsculas. Inflación del 1% y de forma sostenida es otro de los objetivos cumplidos por el BCE estos años, realmente el que en origen fue su objetivo, mantener a raya la inflación y pese a que cualquiera que estudiara macro, le cambien el 1+1 = 2, la emisión masiva de billetes no genera inflación, ni la generará, al menos como la conocemos actualmente, compuesta por los activos inflacionarios que contiene dicha bolsa.

Por resumir esta última declaración de Don Mario, y como opinión cara a 2018: mientras mantenga esta política Draghi, la RV irá al menos como ha ido estos años, en un lateral alcista de libro donde los valores más fuertes y los países donde la política no influya en demasía, seguirá subiendo de forma sostenida. Porque no hay muchas más opciones y no porque las valoraciones sean atractivas. Pero mientras vivamos en el mundo de Oz financiero y nadie se encargue de traer alguna tormenta del este o del oeste, la economía, la renta variable y por ende el mundo civilizado, seguirá por ese camino de baldosas amarillas, donde desde hace años vemos un puente de fondo infinito y aguas tenebrosas, donde cada vez camina más gente en busca de riqueza, pero donde el cerebro cada vez se usa menos. El camino de los bancos centrales, el Oz del siglo XXI.